miércoles, 20 de febrero de 2013

EL PROCESO CREATIVO

Hoy me apetece hablaros sobre el proceso creativo. Desde que decidí escribir la novela hasta que la terminé y registré pasaron cuatro años, claro que durante este tiempo estaba trabajando y estudiando, por lo que la dedicación no fue exclusiva. Pasé tanto tiempo documentando como escribiendo. Reuní multitud de textos y estudios históricos sobre los que estuve muchas horas trabajando para poder formar una imagen mental de aquel mundo que tanto me fascinaba. Fue lento, pero muy gratificante.
Otros dos años empleé en escribir y corregir, hasta que obtuve un texto que me convencía. Ese tiempo lo recuerdo con mucho cariño, buscando huecos en el día para dedicarlos a esa pasión que era escribir. Las ideas fluían y parecían encajar bien en los hechos históricos que les servían de marco. Fue algo muy bonito, enriquecedor, sorprendente... Todo el miedo que sentía antes de lanzarme a trabajar con la novela se desvaneció a medida que el proyecto se materializaba. Sentía que aquello que estaba haciendo me completaba, daba más sentido a mi vida. Imagino que todos tenemos alguna pasión que nos hace sentir así. La mía es transformar ideas en palabras, y las palabras en historias. 
Terminé el proceso de creación, y comenzó el de búsqueda de editorial... pero eso ya es otra historia que tal vez cuente otro día...